PRÓLOGO, INTRODUCCIÓN. DEDICATORIA, AGRADECIMIENTOS

Nota del Autor
..............................................................................................................................................

Estimado visitante:

Hace cinco años que se publicó el libro "Guía Básica para el Tratamiento del Paciente Quemado". La primera edición fue vendida, en su totalidad, en la República Dominicana, limitando su difusión y acceso a lectores de otros países.

Por suerte, la tecnología moderna ofrece un poderoso medio que permite llegar a millares de lectores; el Internet. A través del Internet pretendo mostrarte esta obra a consulta. En ella, aprenderás a como aplicar principios ordinarios del tratamiento del trauma y de las heridas a esta extraordinaria lesión.

Si llegaste hasta aquí, estás realmente interesado en adquirir conocimientos que te permitirán salvarle la vida a cualquier ser humano quemado.

...en hora buena

..............................................................................................................................................

PROLOGO

A través de los años, el manejo de los pacientes quemados ha progresado a niveles de tal complejidad, que se hace obligatorio abordar éste tema con conocimientos actualizados y bien fundamentados. Varias décadas atrás, cuando me inicié en el tratamiento de estos pacientes, el conocimiento de los fenómenos fisiopatológicos era muy escaso, no se disponía de salas para el cuidado exclusivo de estos pacientes y se carecía de conciencia sobre la importancia del manejo multidisciplinario del trauma térmico.

En los últimos tiempos, ha surgido una nueva cepa de trabajadores de la salud, especializados en quemaduras y dedicados totalmente a su cuidado. Este fenómeno ocurre en República Dominicana cuando en el año de 1993 fue puesta en operación la Unidad de Quemados Pearl F. Ort del Hospital Dr. Luis E. Aybar. Esta institución establece un punto de partida significativo en el tratamiento moderno de pacientes quemados, de forma tal, que en el futuro, la evaluación histórica de las quemaduras en el país, tiene necesariamente que establecerse en «antes» y el «después» de la Unidad de Quemados Pearl F. Ort.

Con su labor asistencial, la institución ha acumulado un trabajo increíble de más de 2,185  pacientes admitidos, adquiriendo una experiencia que ha permitido el crecimiento y la maduración, no solo institucional, sino de cada uno de sus miembros en términos individuales. Una de estas personas, es su actual Director Técnico, el Dr. Carlos E. de los Santos. Dr. de los Santos, presenta a ustedes su libro «Guía Básica para el Tratamiento del Paciente Quemado».

Es una obra que cumple a cabalidad varios cometidos; primero, concretiza el conocimiento actualizado sobre el tratamiento de las quemaduras, de forma sencilla pero sin escatimar informaciones y datos útiles, segundo, logra llenar plenamente el vacío de conocimientos sobre esta materia y la hace accesible a la gran mayoría de médicos no especializados, enfermeras y estudiantes de medicina. Por último, nos presenta el manejo del paciente quemado como una especialidad bien definida, que llama la atención sobre el hecho, de que estos pacientes demandan más y mejor cuidado por parte cada uno de nosotros.

En esta guía, vemos un importante aporte a la bibliografía médica autóctona. Cumple todas las expectativas planteadas para obras de tipo médico, a saber; enfoque correcto del problema, informaciones actualizadas, prácticas, expertas comprensibles a todos. Su capitulo final, me produce gran satisfacción, en éste, se aborda el tema de prevención, en particular de las quemaduras, que en definitiva es el objetivo más prioritario de todo trabajador de salud.

 La "Guía Básica para el Tratamiento del Paciente Quemado" está destinada a llenarlos de conocimientos sobre las quemaduras, y de ser una referencia importante en su biblioteca, no solo personal sino, de todos los departamentos de cirugías, especialidades afines, y centros de docencia.

Dr. Ivanhoe Báez Comme*

*Jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva (ret.),                                                                                  Hospital del IDSS Dr. Salvador B. Gautier.                                                                                                            Maestro de la medicina dominicana


INTRODUCCION

Una quemadura grave es la lesión más devastadora que pueda sostener un ser humano y sobrevivirla. Este tipo de injuria lo desconecta súbitamente de su medio ambiente y de su relación con el entorno, le produce sufrimiento (dolor + tormento mental), lo expone a riesgo importante de morir, a impedimentos funcionales y a deformidades severas. Cuando este paciente regresa a su hábitat, encuentra que ha sobrevivido a su quemadura a un costo personal, familiar y social que nunca podrá ser calculado y que su inserción en la sociedad y al rol productivo realmente se hace difícil y traumática.

Por estas razones; médicas, humanísticas, psicosociales y económicas las lesiones térmicas han de ser encaradas por un personal experto en el tratamiento de quemaduras. El abordaje de este problema, por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, especializados y trabajando coherentemente en un centro dedicado a servir un manejo de excelencia, es la única garantía de salvar a un individuo con quemaduras graves y de regresarlo a la sociedad como un ente útil.

Las informaciones médicas ofrecidas en esta Guía Básica para el Tratamiento del Paciente Quemado son universales, pero están presentadas en una forma coherente, concisa y comprensible a la mayoría de los lectores. Están planteadas sobre las premisas de que en República Dominicana las quemaduras son frecuentes, son graves y que representan una causa importante de morbimortalidad por trauma, de que el pronóstico y sobre vivencia de estos pacientes puede ser mejorado si más trabajadores de la salud se involucran en el trat amiento, basados en el buen entendimiento de los procesos fisiopatológicos y psicosociales de la injuria térmica y de que la única vía de enfrentar a los múltiples y acuciantes trastornos y problemas de estos pacientes es el trabajo en equipo.

Con estas nociones en mente, se desarrolló el cuerpo de esta obra. La Sección Uno, incluye los capítulos de historia y epidemiología, la evolución pasada, presente y futura del tratamiento de las quemaduras, y los datos del país. En esta sección, también se enseña a evaluar y a clasificar las quemaduras, incluyendo la mortalidad y morbilidad relacionadas a estas. Un objetivo adicional de esta sección es presentar una apreciación del estrés producido por una lesión aguda en el modelo quemadura, englobando los aspectos hemodinámicos, metabólicos, nutricionales y secuelas inmunológicas.

En la Segunda Sección, que corresponde al núcleo central de la guía básica, aprenderás el manejo inicial del paciente quemado agudo, en los aspectos reanimación, soporte nutricional, cuidado de la herida y manejo ventilatorio. En adición, aprender el manejo quirúrgico de la herida, incluyendo el conocimiento de cicatrización, sepsis, agentes tópicos antimicrobianos, apósitos biológicos, sustitutos de piel e injertos de piel.

La Sección Tres, promueve el manejo de quemaduras en zonas especiales, tales como cara, manos, pies, periné, etc. La lesión inhalatoria, por ser una lesión que agrava el pronóstico de morbimortalidad per se, aparece en un capítulo individual que provee mecanismos necesarios para auxiliar al paciente con esta lesión. Las quemaduras eléctricas y químicas también son de manejo difícil, por lo que le dedicamos un capítulo por separado.

La Sección Cuatro explica las complicaciones más frecuentes posquemaduras, sus causas, cómo prevenirlas y tratarlas una vez que se presenten. Enseña obtener una apreciación de la rehabilitación posquemadura incluyendo terapia física, posicionamiento, ferulización y control de cicatrización. Por último, esta sección ofrece aspectos universales, particulares por grupo de edades y experiencia nacional de cómo prevenir quemaduras. Este capitulo de prevención, tiene por objetivo primario, crear conciencia de cómo prevenir las injurias térmicas llevarles el planteamiento axiomático de la medicina, de que es mejor prevenir que tener que curar; nada es más real que cuando prevenimos quemaduras.

En el anexo encontrarás diferentes informaciones sobre aspectos importantes para tratar las quemaduras, también un glosario con definiciones de algunos términos especializados. En el encabezado de cada capítulo encontrarás los números correspondientes a las citas bibliográficas.

Espero, que al terminar de leer o estudiar esta guía, adquieras conciencia plena, de que como trabajador de la salud eres un instrumento de ciencia, humanismo y gracia divina.

                                                                        Dr. Carlos E. De los Santos 15 de  Marzo 1999 


..............................................................................................................

Dedicatoria

A la memoria de mi padre César Enrique de los Santos, radiotécnico, sobreviviente a un paro cardíaco inducido por un arco eléctrico de 20,000 voltios en el precordio, originado en un transmisor de radio, porque el guardián de la caseta, en la escena del accidente, supo realizarle resucitación cardiopulmonar oportunamente.

..............................................................................................................

Agradecimientos

Gracias muy especial a Sotero Peralta Tuma; estudiante de medicina UNPHU quien dedicó largas horas de sus vacaciones en transcribir el texto, a su padre Sr. Sotero Peralta y a su madre doña Eva por todas las atenciones durante el proceso de transcripción. Gracias a mi esposa Miguelina por ser al mismo tiempo, mi más acérrimo crítico y mi más ferviente admiradora. Reconocimientos a Ramiro Manzano por sus excelentes ilustraciones, a Samuel Caamaño por sus diseños gráficos y de portada y a Ana A. Báez por la inigualable diagramación y paciencia con mis indecisiones. Un lugar especial a todos los que de una manera u otra me ofrecieron su apoyo moral para concluir esta obra y al Dr. Alejandro Hernández Pizzoglio por creer en ella.